FICHA TÉCNICA



Título obra Lady Hamlet

Autoría Aurora Cano

Notas de autoría Adaptación de Hamlet de William Shakespeare

Dirección Aurora Cano

Elenco Margarita Sanz, Olivia Lagunas, Anna Ciocchetti, Marcos García, Carmen Ramos, Sonia Franco, Claudia Nin, Raúl Villegas, Rafael Pimentel

Espacios teatrales Teatro Orientación

Referencia Bruno Bert, "Lady Hamlet. Un montaje que intenta tanto que pierde el norte", en Tiempo Libre, 8 noviembre 2012, p. 17.




imagen facsimilar

Referencia ElectrÓnica

Tiempo Libre   |  

Columna Teatro

Lady Hamlet
Un montaje que intenta tanto que pierde el norte

A lo largo de la historia del teatro, el tema de género ha estado muchas veces presente de manera directa o indirecta. En general ha sido el sexo de los actores el que ha interesado, habiendo visto a lo largo de tiempos y culturas prohibiciones varias, por ejemplo, del ejercicio del oficio por parte de las mujeres y las diversas consecuencias que ello trajo en su momento. En la segunda mitad del siglo XX, este juego se ha repetido muchas veces y así hemos visto elencos enteros de actores asumiendo a las mujeres de Bernarda Alba. Sin embargo, los personajes en sí conservaban el sesgo original, sólo que muy modificado por el soporte que se empleaba. Ahora, nos muestra una propuesta que invierte el género de los personajes. Se trata de Lady Hamlet, bajo la adaptación y dirección de Aurora Cano.

Aquí, el texto original (al menos la estructura original de la historia, ya que el texto en sí ha sufrido múltiples adaptaciones) se mantiene como si Shakespeare lo compusiera, sólo que se ha procedido al cambio de todos los roles: Hamlet en una mujer, Ofelia es un hombre, el asesinado es la reina, Polonio es Polonia y hasta Rosencrantz y Guildenstern son mujeres. Si de curiosidades se trata está bien, aunque francamente se me escapa el sentido de una versión de este tipo. Cabrían muchas alternativas para hablar del poder y del sustrato machista del mismo. También podría tomarse un personaje histórico/literario como el de Hamlet y "develar" el sistema de relaciones que comprende...en fin, en esto no hay más límite que los que la propia imaginación y talento imponen. Pero la inversión lisa y llama lo único que provoca es la ridiculización de una estructura que fue creada para mostrar lo contrario de lo que dice, en un tiempo concreto muy diverso al nuestro en su sistema de valores y relaciones.

Por cada momento "acertado", es decir congruente, se da una infinidad de materiales forzados que provocan la risa por lo ridículos, no por lo develadores: el diálogo entre Hamlet y su prometido en que ella lo manda "al monasterio", es francamente torpe, con adaptaciones más cercanas a una comedia barata de televisión que a la propuesta shakesperiana. El famosísimo encuentro con la madre –aquí con el padre, claro– es otro ejemplo absurdo donde los personajes ahora masculinos actúan como muñecos mal programados con un texto que les va a la saga para no volverse directamente estúpido. Uno se pregunta cómo los actores no fueron advirtiendo, a lo largo del desarrollo del trabajo, que aquello que como idea puede despertar una sonrisa o incluso la imagen de algo ingenioso, en la práctica de desarrollo de un largo montaje se transforma en algo insostenible y casi patético.

Y no vamos a criticar la escenografía y manejo del espacio –que no está mal en sí mismo– porque cuando algo está radicalmente descolocado, todo se inclina hacia ese ángulo y no hay quién lo salve, como si se tratara de un autónomo fuera de discurso. Lo mismo pasa con la actuaciones. Aquí, el fantasma es el de la reina, asumida por Margarita Sanz, una actriz de grandes capacidades que hace tiempo no veo acertar en el escenario. Esto más allá de la capacidad de su discurso, claro, y de la belleza de su palabra: simplemente está ubicada en el lugar equivocado. Sonia Franco es Lady Hamlet, Olivia Lagunas es Hortensia (Horacio) y trabajan también Anna Ciocchetti (la reina), Marcos García (el rey) y Carmen Ramos (Polonia), entre varios otros. Es difícil juzgar su trabajo porque se los ve en la doble tensión de lo que el original propone y lo que están haciendo.

En definitiva, un montaje que intenta tanto –incluso una cercanía con nuestra mexicanidad y las historias de violencia que nos rodean– que pierde el norte y se vuelve un pequeño fracaso poco interesante, a pesar de las muchas buenas intenciones que contiene.

Lady Hamlet. Dir. Aurora Cano. Con Margarita Sanz, Marcos García, Sonia Franco, Carmen Ramos, Claudia Nin, Raúl Villegas y Rafael Pimentel. Teatro Orientación, Centro Cultural del Bosque, Paseo de la Reforma y Campo Marte (Metro Auditorio), 5283-4600. Jueves y viernes, 20:00; sábado, 19:00; domingo, 18:00 horas. Loc. $150; descuento del 50% a estudiantes, maestros, afiliados al Inapam; 75% trabajadores del INBA, jueves de teatro $30. Ticketmaster, 5325-9000. Adolescerites y adultos. (Centro)


Notas