FICHA TÉCNICA



Título obra Ilusiones

Autoría Iván Varipalev

Dirección Mauricio García Lozano

Grupos y Compañías Compañía Nacional de Teatro

Elenco Adriana Roel, Ricardo Blume, Ana Ofelia, Farnesio de Bernal

Escenografía Fernando Feres

Espacios teatrales Sala Héctor Mendoza

Referencia Bruno Bert, "Ilusiones. Magnifico trabajo", en Tiempo Libre, 6 septiembre 2012, p. 30.




imagen facsimilar

Referencia ElectrÓnica

Tiempo Libre   |  

Columna Teatro

Ilusiones
Magnifico trabajo

La Compañía Nacional de Teatro (CNT) está presentando Ilusiones, obra muy, reciente de un joven autor ruso llamado Iván Varipaiev. En primera instancia resulta interesante el tema y su tratamiento, que tiene claros ecos chejovianos: el carácter impresionista de la vida, donde todo lo que escapa al presente, sean las ilusiones sobre un posible futuro o las añoranzas de un mítico pasado, es puro ensueño.

Así, el autor toma la historia cruzada de dos parejas de ancianos, amigos de infinitos años, que, a través de largos monólogos, van contando sucesos de los otros, sobre todo de sus propios cónyuges, en historias que comienzan siendo de una gran belleza ético afectiva, pero que se van contradiciendo hasta formar un enmarañado tejido de referencias imposibles de diferenciar en cuanto verdades, mentiras y fantasías. Las cosas son en el momento en que transcurren, luego, el río pasa y se vuelve otra cosa. Ya los griegos hablaban de ello en su filosofía.

Naturalmente todo esto produce una sensación muy extraña en el espectador, acostumbrado más a fijar que a dejarse fluir. Preferiríamos construir juicios e imágenes que luego seguiríamos a lo largo de las historias. Pero no, la belleza se transforma y deteriora, las acciones se justifican o no pero se comprenden, los retratos se contienen en sus propias contradicciones y se vuelve inaferrable una tranquilizadora verdad con la que irse a la tumba o salir del teatro. Porque sí, claramente las historias se referencian en la estructura teatral, también efímera, donde el presente que vemos se desmorona y desaparece al pasar de los minutos, y donde los conceptos de verdad y mentira, de honestidad y compromiso transmutan, dejándonos finalmente una sensación agridulce, cargada de cierta tristeza que no rechaza un complejo sentido de la ironía y hasta una sonrisa...como en las obras de Chejov, claro que con una dramaturgia cien años más cercana a nosotros.

La puesta en escena es de Mauricio García Lozano, uno de nuestros directores más cercanos a lo musical y, lo pictórico, con un sentido del tempo, del ritmo y del color realmente excepcional. Entonces, el trabajo de los planos en el pequeño foro –complicidad conceptual seguramente con Fernando Feres, responsable de la propuesta escenográfica– con el único agregado de las sillas que cada actor/personaje porta consigo, se vuelve un discurso de tonos que complementa una puesta que casi se niega a sí misma en su ascetismo y que sin embargo cumple cabalmente con lo necesario y ese plus que es el sentido de unidad de discurso.

Los actores, los mayores y más experimentados de la CNT, son Adriana Roel, Ricardo Blume, Ana Ofelia Munguía y Farnesio de Bernal, grupo especialmente idóneo para dar vida (y muerte) a esos cuatro viejos de contradictorios sentimientos y acciones, capaces de generar por igual y casi simultáneamente empatía y rechazo, compartiendo con ellos ese azoramiento frente a una plenitud integrada simultáneamente de generosidad y actitudes mezquinas, de paz frente a la muerte y miedos nunca superados a través de largos años de existencia. Por cierto, el trabajo unificador del director prácticamente no se ve, dejando el espacio, con gran generosidad, al talento y la construcción de sus actores. Es además importante mencionar la magnífica participación de Jacobo Lieberman con su música en vivo de violonchelo.

En definitiva, un magnífico trabajo que nos permite conocer a un nuevo dramaturgo ruso, buen heredero del mejor teatro histórico de su país, a manos de un excelente director y un grupo de consagradísimos actores que nos demuestran que no hay edad para seguir perfeccionándose y sorprendiéndonos con sus creaciones.

Ilusiones, de Iván Viripaiev. Dir. Mauricio García Lozano. Con Adriana Roel, Ana Ofelia Murguía, Farnesio de Bernal y Ricardo Blume. Sala Héctor Mendoza, Casa de la Compañía Nacional de Teatro, Francisco Sosa 159, Barrio Santa Catarina, Coyoacán. Jueves y viernes, 20:00; sábado, 19:00; domingo, 18:00 horas. Entrada gratuita. Adolescentes y adultos. (Sur)


Notas