FICHA TÉCNICA



Título obra Temporal

Notas de Título Adaptación de La tempestad de William Shakespeare

Dirección Flavio González Melo

Elenco Alejandro Calva, Carlos Alberto Orozco, David Gaitán, Dobrina Cristeva, Emilio Savinni, Gerardo Toracena, Hirian Molina, José Sefami, Olivia Lagunas, Raúl Adalid, Zaira Ballesteros

Escenografía Jorge Kuri Neumann

Iluminación Jorge Kuri Neumann

Música Leopoldo Novoa

Vestuario Jerildy Bosch

Espacios teatrales Teatro Julio Castillo

Referencia Bruno Bert, "Temporal. Montaje provocador", en Tiempo Libre, 28 junio 2012, p. 28.




imagen facsimilar

Referencia ElectrÓnica

Tiempo Libre   |  

Columna Teatro

Temporal
Montaje provocador

Shakespeare es una cantera inagotable, lo que significa no sólo su talento sino la multiplicación del mismo a manos de los que lo reinterpretan con inteligencia. Hoy, Flavio González Mello se lanza a una paráfrasis de La tempestad y la llama Temporal, asumiendo tanto la adaptación como la dirección de la misma. Hay que recordar que La tempestad es una obra especialmente atractiva, con elementos netamente shakesperianos por un lado y puntadas atípicas por el otro, que la hacen doblemente fascinante y un tanto inaferrable. He visto variados montajes de la misma a lo largo de los años, tanto en México como en otros países, pero tengo que admitir que la versión que más me ha seducido en la de Peter Greenaway para cine, de ya un par de décadas, y a la que también se le cambió su título originario, en este caso por Los libros de Próspero.

Y ya que hablamos de libros, hay que mencionar la importancia visual de los mismos en la puesta de González Mello, el sentido tanto literal –centenares de ellos, reales o ilusorios, por todas partes– como también alegórico, porque la estructura escenográfica bien podría interpretarse como un gran libro abierto, de esos troquelados de antigua factura, que pudieron encantar a los niños de hace muchas décadas. Esta escenografía y la iluminación están a cargo de Jorge Kuri Neumann, que aquí destaca en la creación de este universo profundamente teatral y poético. Su labor, de seguro muy vinculada al pensamiento del director, no sólo nos traslada a un plano aéreo, propio de los espíritus de la obra, sino que también la viste de leyenda y le da una magnificencia visual muy atractiva. Y aquí podría uno extenderse. Por ejemplo, la particularidad de que en general el barco es sólo mencionado, mientras que aquí es la materia principal que se ve re-significada para que aparezca el territorio insular de Próspero, volviéndolo todo y de manera literal una aventura de la imaginación y el pensamiento.

Naturalmente la habita un nutrido elenco de más de una decena de actores, aunque ya sabemos que este tipo de obras admite números mucho mayores si quisiéramos trabajar con coros, como en el caso del propio Greenaway, pariente en el barroquismo de la puesta, que es para su montaje un verdadero convocador de multitudes. Pero aquí el número es suficiente y contiene nombres excelentes. Ellos son: Alejandro Calva (en el protagónico Próspero y en el hacedor que literalmente dirige la escena, que crea la obra, que puebla el mundo que comparte con los espectadores, siendo por momentos él mismo espectador de su obra, despótico y de visión más bien romántica por lo intencionadamente operístico del conjunto y el vestuario mismo). Y acompañándolo Carlos Alberto Orozco, David Gaitán, Dobrina Cristeva, Emilio Savinni, Gerardo Toracena, Hirian Molina, José Sefami, Olivia Lagunas (es frecuente que Ariel sea interpretado por una mujer), Raúl Adalid y Zaira Ballesteros. Un grupo no muy homogéneo pero bien aprovechado en sus posibilidades. Y ya que jugamos con los tiempos, con el valor y el desdoblamiento de los mismos hay que mencionar a Jerildy Bosch, responsable de un vestuario muy atinado, muy "visible", como elemento componente del discurso y también a Leopoldo Novoa, que asume la música original y la musicalización de la obra de una manera también protagónica.

En definitiva, un material altamente disfrutable, un montaje provocador, una versión inteligente que re-personaliza a Shakespeare con humor y talento.

Temporal. Espectáculo de Flavio González Mello. Con Alejandro Calva, Dobrina Cristeva, José Sefami, Olivia Lagunas, Raúl Adalid y David Gaitán. Teatro Julio Castillo, Centro Cultural del Bosque, Paseo de la Reforma y Campo Marte (Metro Auditorio), 5280-8346. Jueves y viernes, 20:00; sábado, 19:00; domingo, 18:00 horas. Loc. $150. Ticketmaster, 5325-9000. Adolescentes y adultos. Duración aproximada 150 mins. (Centro)


Notas