FICHA TÉCNICA



Título obra Hanjo

Autoría Mishima

Dirección Raquel Araujo

Grupos y Compañías La Rendija

Elenco Eglé Mendiburo, Roberto Franco, Tomás Gómez, Raquel Araujo, Gustavo Flores

Notas de escenografía Oscar Urrutia Lazo/ diseño del espacio

Notas de Música Gustavo Flores/intervención sonora

Espacios teatrales Teatro El Galeón

Referencia Bruno Bert, "Hanjo. Trabajo serio, prolijo y comprometido", en Tiempo Libre, 19 abril 2012, p. 18.




imagen facsimilar

Referencia ElectrÓnica

Tiempo Libre

Columna Teatro

Hanjo
Trabajo serio, prolijo y comprometido

Bruno Bert

Tenemos en temporada en El Galeón un trabajo de La Rendija, el grupo teatral dirigido por Raquel Araujo que desde hace muchos años está radicado en Mérida. Se trata de una particular visión de Hanjo, la mujer del abanico.

Este texto hace parte de la producción teatral de Mishima (1925-1970), que habitualmente es mucho más conocido por sus novelas y ensayos. Sin embargo, a lo largo de su no muy larga pero sí productiva vida, escribió decenas de materiales teatrales, y son de especial importancia aquellos –unos nueve, todos escritos en los años cincuenta– dedicados a lo que pensó como una renovación del No, el más culto y prestigioso de los géneros tradicionales del teatro clásico japonés.

Pero así como el original no era teatro No en "estado puro", tampoco el producto de La Rendija es un Mishima en strictu sensu, ya que a los textos de éste y Zeami (1363-1443, al cual recurre Mishima, como un clásico, en un rescate actualizado de la tradición) son complementados por otros de Chuya Nakahara (1907-1937) y Shiro Murano (1901-1975), poetas japoneses de etapas críticas para la relación del Japón con la literatura y las artes occidentales. Como vemos, un verdadero palimpsesto recorrido por la cultura japonesa de varios siglos y sus influencias en el teatro independiente mexicano, sobre todo en aquel sector seducido por ciertas influencias del Butoh, el pensamiento Zen y las confluencias de esto con las que fueran vanguardias en los sesentas y setentas sobre todo. Ciertamente, algo nada sencillo, pero sí muy personal y que sentimos como una continuidad de las búsquedas de lenguaje que movieran a Raquel Araujo desde hace largo tiempo.

En el espacio de El Galeón –subiendo al público al escenario– los autores acumulan un montículo de arena, muy fina y de un dorado muy claro, creando además dos niveles, estando en el superior Gustavo Flores, responsable dedo que el programa de mano llama "intervención sonora". Este diseño del espacio corresponde a Oscar Urrutia Lazo, además seguramente de las complicidades con la dirección. La arena ha sido rastrillada como en los templos Zen y aquí y allá, en el lugar que debieran estar las rocas de tradición, se ha ubicado a los actores y sus objetos. Entonces, el juego se nos vuelve tanto pictórico como sonoro. Un sistema de lenguaje mucho más afín a otras culturas, a pesar de los juegos de apropiación y las libertades tanto formales como conceptuales. Al descomponerse como congruencia narrativa, el espectador tiende a recomponer los signos según su tradición, sensibilidad y gusto, uniendo o desvinculando a partir de su historial personal. A eso contribuye por supuesto la luz, siempre dibujando sombras, creando grutas, filtrando haces, escribiendo con las imágenes una narrativa esencialmente visual, muy seductora para algunos, irritantemente ajena para otros.

El trabajo de los actores recae en Eglé Mendiburo, en el papel de Hanjo; Roberto Franco, como Hanako; Tomás Gómez, Raquel Araujo (que además de la dirección asume a Jitsuko) y Gustavo Flores, en la parte sonora, que ocupa un lugar fundamental en la narración. Un grupo de apariencia muy disciplinada, que muestra este poema escénico desde una posición de seguridad creativa y de desafío en el lenguaje que van configurando y que seguramente nos muestra el presente de las preguntas que La Rendija se formula en este momento de su larga historia.

En definitiva, un trabajo serio, prolijo, comprometido y muy poco dado a las complacencias con el medio y las preocupaciones que conlleva, sobre todo a niveles formales.

Hanjo, la mujer del abanico. Dir. Raquel Araujo. Con Eglé Mendiburo, Roberto Franco, Tomás Gómez, Raquel Araujo y Gustavo Flores. Teatro El Galeón, Centro Cultural del Bosque, Paseo de la Reforma y Campo Marte (Metro Auditorio), 5280-8771 exts. 502 y 503. Jueves y viernes, 20:00; sábado, 19:00; domingo, 18:00 horas. Loc. $150; descuento del 50% a estudiantes, maestros, afiliados al Inapam, 75% trabajadores del INBA, jueves de teatro $30. Adolescentes y adultos. Duración aproximada 50 mins. (Centro)