FICHA TÉCNICA



Título obra El amante

Autoría Harold Pinter

Dirección lona Weissberg

Elenco Marina de Tavira, Antonio Rojas

Espacios teatrales Teatro Santa Catarina

Referencia Bruno Bert, "El amante. Un buen divertimento" , en Tiempo Libre, 28 abril 2011, p. 21.




imagen facsimilar

Referencia ElectrÓnica

Tiempo Libre   |  

Columna Teatro

El amante
Un buen divertimento

El amante, la obra de Harold Pinter que ahora podemos ver en el Santa Catarina, fue escrita en 1963 y es uno de los caballitos de batalla de su autor. El hecho de ocupar tan sólo dos (o tres) personajes, transcurrir en una sala burguesa y tratar de supuestas infidelidades y perversiones de una pareja, ha hecho que todo mundo –profesionales, aficionados o estudiantes de teatro– la llevara en algún momento a escena en estos cincuenta años que está por cumplir.

Sin duda este tiempo transcurrido la lima un tanto de "audacias" y la encarrila en un tema no sólo trillado, sino también tratado ya bajo todos los ángulos posibles. Queda, claro, el talento de Pinter y la habilidad del director de turno para hallarle un sesgo que nos la haga volver a ver sin sorpresa pero con agrado. Y es el caso.

No sé si el material es algo más que un divertimento inteligente compuesto por un autor talentoso. Puede que sí, puede que no. Valoraciones hay para ambas posturas y al parecer igualmente válidas. El caso es que argumentalmente se nos muestra como una comedia de enredos donde el hombre y la mujer –ambos de clase media acomodada– juegan a tener distintos amantes que el otro pasa a interpretar en una fantasía de mutuos engaños consentidos. Casi no hay ocultación para el público, que rápidamente comprende el juego y se acomoda a sus reglas. Entonces, de paso, estamos hablando de la verdad y la mentira, del teatro y sus convenciones, de la pareja "burguesa" (el término no era obsoleto en el 63), de la verosimilitud en la escena y de un puñado de cosas más, amén de sonreír y disfrutar de una hora agradable.

Sergio Villegas, responsable de la escenografía, plantea un espacio convencional (no creo que en teatro haya existido en el último siglo algo más convencional que una sala burguesa) extremadamente limpio. Me refiero claro a diseño: moderno sin sobresaltos, luminoso pero discretamente oscurecible, en colores pastel claro... el todo y nada de un discurso ambiguo y privado. Un pequeño laboratorio de la pareja. Y allí (anulando a un lechero bastante prescindible del libro) están ella, asumida por Marina de Tavira, y él, en el cuerpo y voz de Antonio Rojas.

lona Weissberg, la directora, es una hábil profesional que suele tener su punto fuerte precisamente en el manejo de actores y climas. Así, cada parte ensambla ajustadamente con la siguiente y a un texto inteligente le sumamos un espacio apropiado, un trabajo de actores grato por la calidad de los mismos y una dirección que no deja hilos sueltos y propone el ritmo justo. Me pareció acertado el trabajo de los actores, que no corren el material sobre la superficie, sino que lo exploran en un juego sin pedirle más que lo que puede otorgar.

En definitiva, un montaje que permite gustar el material para aquellos que lo aprecian por primera vez y también reencontrarlo sin repeticiones formales a los que ya lo compartimos en otras oportunidades a través de los años.

Es aconsejable no generar demasiadas expectativas, ir dispuestos a un buen divertimento y llevarse un plus que siempre se agradece.

EL AMANTE, de Harold Pinter. Dinlona Weissberg. Con Marina de Tavira y Antonio Rojas. Teatro Santa Catarina, Plaza de Santa Catarina 10, Coyoacán, 5658-0560. Jueves y viernes, 20:00; sábado, 19:00 y 20:30; domingo, 18:00 horas. Loc. $150. Adolescentes y adultos. Duración aproximada 50 mins. Estacionamiento. (Sur)


Notas