FICHA TÉCNICA



Título obra Civilización

Autoría Luis Enrique Gutiérrez Ortiz Monasterio

Dirección Alberto Lornnitz

Elenco Hector Bonilla, Juan Carlos Vives, Salvador Velázquez

Espacios teatrales Foro Sor Juana Inés de la Crúz

Referencia Bruno Bert, "Civilización. Agilidad y viveza en un camino muy recorrido", en Tiempo Libre, 8 septiembre 2011, p. 20.




imagen facsimilar

Referencia ElectrÓnica

Tiempo Libre

Columna Teatro

Civilización
Agilidad y viveza en un camino muy recorrido

Bruno Bert

El teatro político corre muchos riesgos, pero es parte constitutivo de la escena mexicana de todas las épocas y complemento indispensable para nuestra lectura de la realidad. A fin de verla más clara, para soportarla con una sonrisa así sea torcida, para ayudar a superarla en sus aspectos más miserables si esto fuera posible. De allí que constantemente se reinventa y hoy podemos ver un ejemplo de ello en Civilización, obra de Luis Enrique Gutiérrez Ortiz Monasterio (nuestro estimado LEGOM, claro), bajo la dirección de Alberto Lomnitz y producción de la UNAM.

Los peligros que mencionamos son habitualmente una tendencia a subrayar sobré lo escrito, una posibilidad de redundar sobre lo sabido, de intercambiar la risa por la obviedad. Y es que cuando, como en este caso, el humor ácido es un componente esencial, no se trabaja sobre el matiz sino sobre la sobreabundancia... así sea de corrupción y descaro.

La anécdota marca la relación de un alto funcionario (que desea postularse a gobernador) y un empresario que quiere construir un edificio de altura en pleno centro histórico, con un par de personajes complementarios entornándolos y otros invisibles, pero que también hacen parte fundamental de los fantasmas cotidianos. Es interesante porque, así como los griegos del periodo clásico construían sus estatuas a partir de fragmentos modelicos que integraban en una unidad ideal, aquí el autor parece hacer lo mismo con sus monstruos y podemos intuir a varios partidos y personajes de nuestro panorama social fusionarse "a la Frankenstein", para dar como resultado este virtuosismo de la depravación política.

La virtud está en mantener vivo y en escena, a la vista de todos, lo que la costumbre vuelve invisible a pesar de lo evidente. Y también la habilidad tanto de la dirección como de los actores Héctor Bonilla y Juan Carlos Vives en los protagónicos para llevarnos con agilidad y viveza por un camino que está más que recorrido, tanto en el teatro como en la realidad.

Es decir, no nos presenta nada nuevo, ni en lo formal ni en lo conceptual, pero lo hacen con soltura más que profesional y toda una serie de aditivos que facilitan la empatía, la complicidad y el reconocimiento.

Edyta Rzewuska, responsable de la escenografía, crea un marco irónico sencillo y absolutamente pertinente, donde los dos "negociantes" batanean a perpetuidad cuanta cosa permite el poder, entre copa y copa y hasta con la anuencia de algún dios silencioso y permisivo y el marco artificial y colorido de la historia. Las izquierdas han quedado reducidas a torpes aprendices de la mordida al servicio de los señores feudales de la política. Se habla finalmente de muerte, pero no de ausencia de continuidad.

Uno sale con una sonrisa y un poco de asco, parecido en todo a la reacción cotidiana sobre el ranking de muertos y decapitados que compartimos con los colegas, mientras dos o tres intentan competir con novedades a la cual más truculenta, instantes antes de perdernos en nuestra actividad diaria mientras todo eso pasa al segundo plano del olvido.

En fin, que Civilización podemos verla en el Foro Sor Juana y a los originales en cualquier noticiero nocturno en la televisión.

CIVILIZACIÓN, de Luis Enrique Gutierrez Ortiz Monasterio Dir. Alberto Lornnitz. Con Hector Bonilla, Juan Carlos Vives, Salvador Velázquez, Foro Sor Juana Inés de la Crúz, Centro Cultural Universitario, Insurgentes Sur 3000, 5622 7160. Jueves y viernes.