FICHA TÉCNICA



Título obra El ángel de la culpa

Autoría Marco Antonio de la Parra

Dirección Ana Karina Guevara

Elenco Emilio Guerrero, Antonio Peña

Espacios teatrales Foro La Gruta

Referencia Bruno Bert, "El ángel de la culpa. Sólo fallas estructurales", en Tiempo Libre, 24 febrero 2011, p. 24.




imagen facsimilar

Referencia ElectrÓnica

Tiempo Libre

Columna Teatro

El ángel de la culpa
Solo fallas estructurales

Bruno Bert

Con frecuencia podemos ver en la cartelera materiales de Marco Antonio de la Parra, dramaturgo chileno inteligente y prolífico, capaz de seducir con su pluma a más de un grupo o director. Ahora, en La Gruta, se repone un trabajo suyo de la última temporada que no había tenido oportunidad de ver: El ángel de la culpa, con dirección de Ana Karina Guevara.

Son dos personajes en un espacio cerrado, llevando un cuasi monólogo, cercano a un thriller psicológico sobre un asesinado que se menciona en presente y otro que emerge del pasado del que funciona como policía. Los dos elementos, tanto el corte policial como el perfil psicologista, son propios de Marco Antonio, y también su habilidad para tramar situaciones y construir tipos complejos y problematizados en relación sobre todo a lo sexual. Sin embargo, hay algunas debilidades.

En lo que hace al autor, dos son los puntos vulnerables: el primero está en el desarrollo de la trama, porque generalmente un thriller suele caracterizarse por el camino del descubrimiento, error y nuevas sospechas que va llevando el lector o espectador. Aquí, desde el principio parece saberse todo y lo que se maneja como información final sorpresiva (?) en realidad ya se viene descontando por efecto especular y entonces el impacto es fuertemente aminorado. El segundo –que también hace parte de las tendencias de Marco Antonio de la Parra– es el río de palabras. Ese desbordarse de información que no deja espacio a nadie más, excluyéndonos, dejándonos como espectadores pasivos de lo que se va dando en el escenario. En ese sentido creo que es un escritor generoso que puede aceptar cierta poda en la frondosidad de sus textos.

En cuanto a la dirección, es posible que hiciera falta una intervención más decidida. Tanto en el manejo de actores como en el sentido del texto y sus meandros.

Hay como una cierta timidez, un dejar hacer a los otros, positivo por un lado pero con carencias por el otro: marcar el camino de los sentidos textuales y del calor del intérprete, calibrarlos, es responsabilidad del director.

En lo que hace a los actores: el policía (Emilio Guerrero) aprieta el acelerador y se mantiene a alta velocidad y volumen, tratando que esos elementos nos entreguen complejidad e intensidad. Y no es así, porque gritar no es sustentar ni tampoco dar intensidad. El texto se vuelve monótono, poco aprehensible, con evidencias en las reiteraciones y finalmente previsible en los efectos. El ritmo es fundamental. Lo mismo que la sorpresa, la contradicción, el cambio brusco de tono, etcétera. En cuanto a la víctima/victimario (Antonio Peña) prácticamente desaparece y sólo se hace visible a través de las instigaciones de su compañero. Creo que la ausencia no es la mejor forma de denotar a ese personaje, que justamente por no manejar casi las palabras propone la pregunta de una verdadera integración que no disperse, pero sí aporte.

Me parece acertada la visión circular y la carencia de objetos escénicos, posiblemente responsabilidad de Vanessa Farfán. En definitiva, un material que contiene varios atractivos, un tema fuerte como es el incesto y una clara pertinencia con nuestro violento entorno. Las fallas son de manejo de las estructuras. Siempre pueden ser revisadas.

EL ÁNGEL DE LA CULPA, de Marco Antonio de la Parra. Dir. Ana Karina Guevara. Con Emilio Guerrero y Antonio Peña. Foro La Gruta, Centro Cultural Helénico, Revolución 1500, Guadalupe Inn (MB Altavista), 4155-0900. Lunes, 20:30 horas. Loc. $200. Sistema Ticketamster, 5325-9000. Adolescentes y adultos. Duración aproximada 70 mins. Estacionamiento. (Sur)