FICHA TÉCNICA



Título obra Los insensatos

Autoría David Olguín

Dirección David Olguín

Elenco Rodrigo Espinoza, Humberto Solórzano, Ramón Barragán, Rodolfo Guerrero

Espacios teatrales Teatro El Milagro

Referencia Bruno Bert, "Los insensatos. Rica en provocaciones", en Tiempo Libre, 4 noviembre 2010, p. 21.




imagen facsimilar

Referencia ElectrÓnica

Tiempo Libre

Columna Teatro

Los insensatos
Rica en provocaciones

Bruno Bert

Poco antes de la Revolución, en septiembre de 1910, Porfirio Díaz inauguraba oficialmente el manicomio de La Castañeda, como un ejemplo venturoso de los avances de su gobierno. Sus muchos pabellones y áreas verdes tuvieron distintas alternativas al paso de los años y sucesos sociales, hasta constituirse en el ámbito de una de las más negras historias/leyendas de nuestro medio y, en 1968, terminaron por ser clausurados y demolidos por completo en un extraño intento por borrar la inacabable suma de horrores que allí se sucedieron. No sólo era un hospital, sino también, como dice un investigador del a: "Un instrumento para extirpar todos los elementos patógenos que degeneraban la raza". Sobre este descomunal fantasma de nuestra historia David Olguín ha escrito y dirigido Los insensatos, obra que presenta en El Milagro.

El material es tan rico en provocaciones, tanto históricas como de vinculación directa con nuestra áspera realidad de celebrativos centenarios, que el montaje asume una duración de más de dos horas y se dispara como un estallido hacia todos lados. Eso tiene sus ventajas y sus problemas. Las primeras es que la obra se vuelve un gran convocante: "...hay historia y mito, invocaciones clásicas, el naufragio de una utopía y el encuentro insensato...", según refiere el propio autor. Pero el inconveniente es la posibilidad de saturación. Aun Shakespeare –aquí convocado a través del peculiar fantasma de Hamlet– puede abrumarnos en casos así y varias de sus obras llegan a hacerlo.

El espacio que propone Gabriel Pascal es apenas un ángulo desnudo del galerón, con el agregado de una reja móvil en el hueco que lleva a los otros pisos. Eso es todo, y la pintura blanca en las paredes habitualmente negras. Hay una áspera tosquedad conteniendo apenas las acciones. Así que todo queda en la palabra y el cuerpo de los actores. Pero no existe la intención de jugar un melodrama de resonancias decimonónicas, aunque sobraría material para ello e incluso cierta tentación de convocarlo, sino de usar el teatro de manera abierta, donde los actores/personajes llamen y reinventen las realidades borrando fronteras entre tiempos e historias. Aquí los casos clínicos, las epopeyas escénicas e incluso una cierta poética de la locura ocupan todo como en oleadas que se desbordan hacia el público. Un poco como si fuéramos aquellos convocados por el Marqués de Sade en el asilo de Charenton, donde sin embargo el escándalo no es disfrute de minorías, sino posible conciencia histórica para un presente que parece espejarse en el sinsentido y la violencia.

Se trata de una obra compleja, llena de sugestión y un tanto desmedida en sus partes, que tal vez pediría a la dirección el correcto manejo escénico y la habilidad con un difícil texto –todo lo cual existe– así como también una especial labor con el cuerpo de los actores para transponerlos no hacia una ilustración de cliché de la locura, que afortunadamente se evita con austeridad, sino más bien hacia otra presencia, hacia otra capacidad de expresión que la obra reclama y sin embargo sólo se insinúa en el trabajo. Esto no es una crítica a los actores –su trabajo es correcto y creativo– sino una sugerencia al director. Ellos son Rodrigo Espinoza, [osé Concepción Macías, Humberto Solórzano, Ramón Barragán, Luis Mora, Rodolfo Guerrero, Maricela Peñalosa y Raúl Espinosa Faessel, quienes forman un fresco potente que incluso podría potenciarse más.

En definitiva, un importante trabajo Je David Olguín, que lanza una rica visión sobre la historia y la realidad de México, sin complacencias y con un sólido soporte artístico.

LOS INSENSATOS. Autor y director David Dlguín. Con Rodrigo Espinoza, Humberto Soórzano, Ramón Barragán y Rodolfo Guerrero. Teatro El Milagro, Milán 24, Juárez, 5592-0031. Jueves y viernes, 20:00; sábado, 19:00; domingo, 18:00 horas. Locs. $140 general; descuento del 50% a estudiantes, maestros y afiliados al Inapam, $50, viernes y vecinos de la colonia Juárez. Adolescentes y adultos. Duración aproximada 140 mins. (Centro)