FICHA TÉCNICA



Título obra El trueno dorado

Autoría Ramón del Valle Inclán

Notas de autoría Adaptación: Juan Antonio Hormigón

Dirección Juan Antonio Hormigón

Grupos y Compañías Compañía Nacional de Teatro

Notas El autor comenta además las obras Freefall (caída libre) de Irlanda, Montezuma de Alemania, Reino Unido y México y Moon Water de Taiwán

Referencia Bruno Bert, "Desde el cervantino", en Tiempo Libre, 21 octubre 2010, p. 29.




imagen facsimilar

Referencia ElectrÓnica

Tiempo Libre

Columna Teatro

Desde el cervantino

Bruno Bert

Este es un año de "Cervantinos largos", así que vamos a dar rápidamente alguna información de los primeros días: tres países, incluyendo México, y un pequeño plus. Lo primero corresponde a Freefall (Caída libre), del grupo The Corn Exchange, de Irlanda, organización de unos diez años que se caracteriza por la originalidad de su lenguaje escénico y el desarrollo de una identidad artística controvertida y capaz de trascender sus propias fronteras. Aquí toma a un hombre en los momentos de su muerte y fragmenta sus visiones, montando una narración que evidencia su teatralidad y muestra su lenguaje a través de la deconstrución del escenario y sus elementos convencionales y la abierta participación de los actores en el proceso. Creo que es mucho más interesante que atractivo, que apela esencialmente a una complicidad en la comprensión de las estructuras y enfría los procesos hasta distanciarnos. Por lo que tildar al espectáculo de "conmovedor, gracioso y deleitable", como le atribuye el programa de mano, se me hace excesivo. Muestra un producto maduro, una reflexión seguramente un tanto política sobre la vida cotidiana en la Irlanda actual y nos habla un poco de una dramaturgia y un teatro que para muchos nos era prácticamente desconocido. Es bastante, aunque no llame a grandes entusiasmos.

El segundo nos remite a la Compañía Nacional de Teatro. Aquí no puedo hablar de una visión completa porque durando El trueno dorado casi cuatro horas y media, sólo pude ver el primer acto para poder embonar con otro trabajo el mismo día. Naturalmente volveré a asistir a su estreno en el Julio Castillo a principios de noviembre y ya hablaremos entonces. Pero dos horas son bastante: es una adaptación teatral de un fragmento de una novela de Valle Inclán que ocupó varios tomos y se llamó El Ruedo Ibérico.Monumental fresco de la España decadente de finales del reinado de Isabel II. La adaptación y dirección corresponden a ese investigador, especialista además en Valle Inclán, que es Juan Antonio Hormigón. Es un trabajo monumental, que ocupa casi a 40 actores y un fuerte despliegue de producción. Dejaré los juicios para más tarde, pero creo que la lente es tal vez demasiado minuciosa para un público como el nuestro, lejano en el tiempo y en el espacio de los hechos narrados a través de esa visión esperpéntica tan característica de Valle Inclán. Un material serio, frondoso en más de un sentido y desafiante en su propuesta artística y conceptual.

El tercero es una ópera con participación de Alemania, Reino Unido, España y México bajo la dirección escénica de Claudio Valdés Kuri. Montezuma es un producto muy curioso cuyo libreto está escrito nada menos que por el emperador Federico II de Prusia, allá a mediados del siglo XVIII y pensado con la participación de los famosos "castrati" o castrados, que tanto furor hacían en la época. Aquí están sustituidos –por supuesto– por un contratenor, lo cual produce una imagen muy especial del gobernante azteca y del conquistador Cortés. Esto, además de la muy polémica visión, escénica creada por el director y que ha tenido amplia resonancia en su Alemania de estreno. De todas maneras tenemos, este jueves 21 y viernes 22, dos funciones especiales en el Julio Castillo, por lo que invito a compartirlas y a sacar personales conclusiones del trabajo de uno de nuestros más talentosos (e iconoclastas) creadores teatrales.

Y había un plus destinado a Taiwán y el Cloud Gate Dance Theatre, con Moon Water, pero casi se acabó el espacio: belleza, rigor, extremada precisión, alto profesionalismo y total frialdad formal. Ellos dicen no ser chinos sino taiwaneses, pero las raíces de esa cultura se hallan presentes en su ideario estético.

Es todo para este principio.