FICHA TÉCNICA



Título obra El gesticulador

Autoría Rodolfo Usigli

Dirección Antonio Crestani

Elenco Juan Ferrara, Verónica Lánger, Jorge Avalos, Inneo Alvarez, Damayanti Quintanar, Jose María Mantilla

Espacios teatrales Foro Cultural Chapultepec

Referencia Bruno Bert, "El gesticulador. Más un homenaje que un desafío", en Tiempo Libre, 1 julio 2010, p. 21.




imagen facsimilar

Referencia ElectrÓnica

Tiempo Libre

Columna Teatro

El gesticulador
Más un homenaje que un desafío

Bruno Bert

Se la anuncia como "la obra cumbre del teatro mexicano". No estoy de acuerdo y creo que lo que se quiere decir es: "la obra más famosa de Rodolfo Usigli”, aprovechando para asegurar que este escritor es también "la cumbre" atemporal de la dramaturgia de nuestro país.

Pienso que las entronizaciones y el fundido de estatuas oficiales, más que exaltar, destruyen la vida, ingrediente indispensable del arte y en este caso del teatro. Usigli fue un escritor talentoso, lleno de picardía, y esta obra, un excelente ejemplo de sus preocupaciones y recursos de lenguaje. Y punto. Pero bueno, todo eso viene a cuento porque al fin –luego de varias décadas de admiración y ausencia– podemos apreciar las cualidades de El gesticulador en un escenario, y además inaugurando un nuevo teatro. Todo ello muy bueno si lo tomamos con más de flexibilidad.

Se trata del Foro Cultural Chapultepec, del centro deportivo del mismo nombre, el que se estrena con la obra de Usigli dirigida .por el maestro Antonio Crestani. Un espacio de alrededor de 500 butacas, clara adecuación de un espacio anterior de características "clásicas", que ahora ha sido remozado y actualizado con lo que parece ser una generosa inversión. Allí, en el amplio escenario, Mario La Áiky Luz Bracho nos presenta espacio con una estructura realista de una casa de dos plantas, de corte áspero y elemental, aforado por un telón negro que no termina de integrar el escueto ilusionismo del primer plano con la teatralidad abierta de una estructura vacía que se muestra con sus propios componentes. Allí, como escenario único se desarrolla toda la obra, qua tiene como tema la corrupción de nuestra clase política, y como anécdota la supuesta reaparición de un héroe de la revolución desaparecido algo así como 25 años, sucediendo la acción a fines de la década de los treinta en el siglo pasado.

Naturalmente, lo que primero destaca es la habilidad narrativa, la capacidad de generar una estructura verosímil en una anécdota que no lo es, y seguramente el claro paralelismo entre nuestra realidad social y aquella que vivía Usigli hace casi 80 años. El autor hace infinidad de guiños, usa la ironía, el sentido del humor, un cierto desafío a los cánones vigentes entonces (que llevó al original a sufrir una censura directa en oportunidad de su estreno) y el talento propio de un hombre de mundo que juzga a México a partir de un claro conocimiento de lo que sucede en otras latitudes, especialmente las consideradas privilegiadas en la expresión teatral.

Sin embargo, hoy suena más a un homenaje que a un desafío frente a una irritante realidad. Más aun acuerdo ya largamente establecido sobre los temas tratados, que a un posible conocimiento que pueda, con su fuerza expresiva, generar un cambio en el pensamiento y hacer del espectador. Todos vemos, acordamos, elogiamos y nos vamos a cenar a continuación con los amigos: lo irritante se ha vuelto digestivo y lo transformador devino en "clásico". De allí lo de "obra cumbre". Pero claro que esto no cambia la seriedad con que el director asume el desafío y la habilidad con que lo sortea. Ni tampoco el compromiso de los actores, encabezados por Juan Ferrara como César Rubio y Verónica Langer en el papel de su esposa, acompañados por un interesante elenco en el que destaca Julián Pastor con su creación, entre simpática y burlona, del profesor Oliver Bolton.

Simplemente el tiempo cambia las miradas, aunque respete la indudable capacidad de un teatro político que transformó el lenguaje y las propuestas existentes entonces, volviéndose un referente incuestionable.

En definitiva: bienvenida esta necesaria versión de una obra tan elogiada como prácticamente desconocida para muchos, la inauguración de un nuevo teatro y ese apostar por la escena mexicana; sólo que quitémosle el almidón con que se la suele recubrir.

EL GESTICULADOR, de Rodolfo Usigli. Dr. Antonio Crestani Con Juan Ferrara, Verónica Lánger, Jorge Avalos, Inneo Alvarez, Damayanti Quintanar y Jose María Mantilla. Foro Cultural Chapultepec, Mariano Escobedo 665, Anzures. Viernes, 20:30; sábado, 18.00 y 20:30; domingo, 13:00 y 17:30 horas. Locs $350, $300, $250 y $150. Sistema Ticketmaster, 5325-9000. Adolescentes y adultos. Duración aproximada 115 mins. Estacionamiento. (Centro)