FICHA TÉCNICA



Título obra Campo de estrellas

Autoría Luisa Josefina Hernández

Dirección Margarita Sanz y Gerardo Trejoluna

Elenco Margarita Sanz

Espacios teatrales Teatro Helénico

Referencia Bruno Bert, "Campo de estrellas. Un deleite de habilidades", en Tiempo Libre, 3 marzo 2010, p. 23.




imagen facsimilar

Referencia ElectrÓnica

Tiempo Libre

Columna Teatro

Campo de estrellas
Un deleite con sus debilidades

Bruno Bert

¿Recuerda aquel irónico aviso en un periódico de hace varias décadas que rezaba algo así como "Actriz con cierta experiencia solicita trabajo -Betty Davis"? Bueno, hay obras de teatro que sustituyen el texto de marras pero que en definitiva parecen orientados en el mismo sentido. Creo es el caso de Campo de estrellas, un material con dramaturgia de Luisa Josefina Hernández, dirigido por Gerardo Trejo Luna y actuado por Margarita Sanz.

Antes que internet existiera como gran difusor de cualquier era común que un actor o incluso director desempleado recurriera a una selección, a veces un tanto arbitraria, de textos "probados y eficaces", para armar un patchwork escénico con la intención de "mostrarse" en sus habilidades de la manera más lúcida posible. Es más o menos lo que aquí vemos, aunque protegido por la pluma de Luisa Josefina Hernández. Allí están Strindberg, Ibsen y hasta Fernando de Rojas, sólo que de manera muy medida, quedando como eje los recuerdos de la propia actriz en relación a su madre, a quien dedica el trabajo.

Por lo general este tipo de espectáculos tienen como dolencia básica la falta de unidad, de ritmo y de proporción de las partes. Problemas aquí salvados en parte por la intervención de una dramaturga y un director cuidadoso, pero no evitados por completo. Naturalmente la actriz –se trata de un unipersonal– emerge en un constante e inevitable primer plano permanente. Esto es soportable cuando quien trabaja es alguien con el enorme talento que tiene Margarita Sanz. Pero entonces uno no puede menos que recordar el aviso mencionado a principio y preguntarse por qué tanto desperdicio de dote de capacidades, cuando debiera haber una docena de profesionales deseando contar con ella para sus propios montajes Siempre surgen las excusas apoyadas en los legendarios "problemas de carácter", "dificultades de relación con el equipo” etcétera, etcétera del actor o actriz en cuestión. Es un tópico repetido frente a infinidad de nombres famosos, que por supuesto también incluyen a la genial Betty Davis.

No voy a hacer un análisis más o menos pormenorizado de Campo de estrellas, lo que antecede debe bastar para adivinar mi opinión al respecto. Pero sí quiero dejar claro que a pesar de las debilidades del producto, es un deleite acercarse al trabajo de una excelente actriz, y más cuando éste incluye una especie de tour de force en el que ella actúa, canta, toca instrumentos y llena la escena en cada uno de sus actos. Lo que ocurre es que la proporción, la pausa y el silencio son indispensables para el mejor gustar de un actor, que en definitiva debe sólo ser parte –indispensable, pero parte al fin–de una totalidad pensada como tal.

De paso, podemos también agregar que los trabajos de este tipo tienen necesariamente un carácter de intimidad, de susurro al oído del espectador, que se convierte en participante de una cierta confesión personal. Eso implica también una particular concepción del espacio, seguramente mucho más pequeña que la sala del Helénico, pensada supongo para unas 500 personas y con un mínimo de elementos, y no con esa cascada de objetos más o menos inútiles y decorativos que pueblan un escenario desmesurado para esas intenciones.

En fin, me declaro admirador del arte del actor y de Margarita Sanz, a quien siempre hallo magistral en sus trabajos; y por ello le deseo la mayor de las fortunas laborales en el futuro inmediato. Más allá, por supuesto, de este campo de estrellas frágiles y fugaces.

CAMPO DE ESTRELLAS, de Luisa Josefina Hernández. Dirs. Margarita Sanz y Gerardo Trejoluna. Con Margarita Sanz. Teatro Helénico, Centro Cultural Helénico, Revolución 1500, Guadalupe Inn (MB Altavista), 4155-0900. Miércoles, 20:30 horas. Loc. $150. Adolescentes y adultos. Duración aproximada 100 mins. (Sur)