FICHA TÉCNICA



Título obra Doce mujeres en pugna

Autoría Reginald Rose

Dirección Marta Luna

Elenco Érika Buenfil, Laura Luz, Leticia Calderón, Gabriela Murray, Raquel Olmedo, Yolanda Mérida

Espacios teatrales Teatro del Centro Cultural Helénico

Referencia Bruno Bert, "Doce mujeres en pugna. Ahora les toca a ellas", en Tiempo Libre, 24 septiembre 2009, p. 33.




imagen facsimilar

Referencia ElectrÓnica

Tiempo Libre

Columna Teatro

Doce mujeres en pugna
Ahora les toca a ellas

Bruno Bert

Generalmente es el cine el que, frente a un éxito cualquiera, repite la fórmula hasta desintegrarla en lo anodino. Por eso me llamó la atención que el relativo suceso de público de la última puesta de Doce hombres en pugna hubiera generado, inmediatamente después de su salida de cartelera, Doce mujeres en pugna, una vuelta de tuerca que evidencia una gran "originalidad" por parte de quienes la inventaron. El producto, naturalmente basado en la obra de Reginald Rose, se presenta bajo la adaptación de Jorge Ortiz de Pinedo, que también es el productor general. Nada ha cambiado de la versión anterior, sino la acentuada cursilería de las ropas y los peinados evocadores de los sesenta, elementos que por supuesto pueden destacarse mucho más en el ámbito femenino. Y luego, la profesión y actitudes de cada una de las mujeres, siempre en el mismo marco contenedor del original. El protagónico, que en la puesta anterior llevara López Tarso, aquí lo asume Raquel Olmedo y la dirección está a cargo de Marta Luna, una directora que tuviera grandes éxitos en los setenta/ ochenta y que hace mucho no le veíamos nada en los escenarios teatrales, al menos de la capital.

El espacio –a cargo de Fernando Payán en lo escenográfico y Víctor Hugo Padilla en la iluminación– mantiene las coordinadas anteriores, es decir, un ambiente austero de juzgado, con aires funcionalistas de los cuarenta, en una estricta composición naturalista, muy cuidada, casi meticulosa, donde las luces se encienden desde el propio escenario y la lluvia resbala con verosimilitud por los cristales de las muchas ventanas.

De la historia ni hablar, porque imagino que a estas alturas y después de dos películas y variados montajes todos la conocen bien. Sin embargo, lo que me llamó la atención es que por primera vez se me hizo claro en la escena lo que siempre había pensado en la teoría, es decir, la casi obvia arbitrariedad del sistema de justicia utilizado y que –al menos habitualmente– es presentado como un modelo de democracia y por lo tanto lo más cercano a lo deseable. En realidad resulta lo más parecido a un juego, donde claramente vencen los más hábiles para dar golpes de efecto y la subjetividad teje más del 50 por ciento de los resultados. En cuanto a la justicia en sí... bien gracias, lo importante es el espectáculo.

Y hablando de ello, está la labor de las actrices, casi todas muy conocidas en el medio y aquí un poco sobremarcadas, con una tendencia a acentuarse, a fijar las estridencias, a sobreactuarse en los caracteres elegidos para cada una. El trabajo, por supuesto, es profesional, pero sobre todo en el sentido comercial del término, donde la figura de la que interpreta siempre está por encima del personaje interpretado. Ellas son: Azela Robinson, Cecilia Gabriela, Fria Buenfil, Gabriela Murray, Irán Castillo, Laura Luz, Laura Zapata, Leticia Calderón, Marimar Vega, Nora Salinas, Raquel Olmedo y Yolanda Mérida. La dirección tiende al frontalismo, a traer a proscenio a los que hablan, a señalar los rasgos cómicos o grotescos y a dar más importancia a las intérpretes y al melodrama que a jugar una composición equilibrada de los elementos. Aunque parte de eso ya se encuentra posiblemente en la estructura del libreto.

Por último tenemos al público: una sala llena (o casi) con evidente abundancia de mujeres, participativo y con saludo final más que cálido y abundancia de vivas y bravos incluso de pie. Parece que el clarísimo objetivo está cumpliéndose y el público contento.

DOCE MUJERES EN PUGNA, de Reginald Rose. Dir. Marta Luna. Con Érika Buenfil, Laura Luz, Leticia Calderón, Gabriela Murray, Raquel Olmedo y Yolanda Mérida. Teatro del Centro Cultural Helénico, Revolución 1500, Guadalupe Inn (MB Altavista), 4155-0900. Viernes, 19:00 y 21:15; sábado, 18:00 y 20:30; domingo, 17:30 y 19:45 horas. Loc. $400. Sistema Ticketmaster, 5325-9000. Adolescentes y adultos. Duración aproximada 105 mins. Acomodador de coches. (Sur)