FICHA TÉCNICA



Título obra Verónica en portada

Autoría Estela Leñero

Dirección Alberto Lomnitz

Elenco Paulina Treviño, Ricardo Esquerra, Gabriela Pérez Negrete, Mónica Huarte, Juan Ríos, Fernando Bonilla, Pilar Ixquic Mata, Guillermo Larrea, José Carriedo

Escenografía Gloria Carrasco

Espacios teatrales Teatro Helénico

Referencia Bruno Bert, "Verónica en portada. Frívola frivolidad", en Tiempo Libre, 2 octubre 2008, p. 40.




imagen facsimilar

Referencia ElectrÓnica

Tiempo Libre

Columna Teatro

Verónica en portada
Frívola frivolidad

Bruno Bert

Tradicionalmente las obras que se presentan en el Teatro Helénico, en sus distintas salas, intentan ser materiales sustanciosos, con un alto nivel de riesgo y la seguridad que son una apuesta cultural interesante más allá de los vaivenes del gusto personal. Sin embargo, parece operarse un corrimiento –al menos en la sala grande– hacia materiales que puedan representar tranquilizadores productos con éxito de taquilla. Esto comenzó con 12 hombres en pugna, aún en temporada y con llenos completos, y ahora se filtra con Verónica en portada, obra de Estela Leñero que se estrenó con dirección de Alberto Lomnitz.

El boletín de prensa de esta última dice que retrata la frivolidad y las relaciones de poder" en el medio de los actores, fotógrafos y editores de revistas de actualidad. Esto en el formato de una "comedia de enredos". Aquí la autora intenta un producto ágil, humorístico, con una ironía siempre a flor de piel en una propuesta narrativa que esquiva los formatos excesivamente convencionales, optando por un ritmo casi cinematográfico en una narración muy ligera. Sin embargo, tanta intención apostada al divertimento del público termina por contagiar a la obra con una no baja dosis de esa misma frivolidad que intenta criticar a partir de la sonrisa.

La anécdota, como en casi todas las obras de este tipo, no importa demasiado, ya que es una excusa fabricada con la máxima habilidad posible para vincular a un grupo de personas en intereses cruzados. Sean éstos de carácter económico, generacional y/o de actividad, sobre todo conteniendo un importante sesgo erótico. Así, lo que vamos siguiendo no es tanto el desarrollo de una idea sino la suma de "accidentes" que llevan las cosas hacia los tópicos habituales en las comedias "para toda la familia", donde ya desde hace bastante tiempo puede manejarse un lenguaje bien contundente en su vinculación con lo cotidiano, e imágenes eróticas perfectamente explícitas y otorgadas para botana visual del público.

No está ni bien ni mal, simplemente es un tipo de teatro que antes se cobijaba en los llamados "teatros comerciales", a la sombra de las figuras –y figuritas– de moda, sobre todo de la televisión, para consumo de señoras que se cambiaban y perfumaban para asistir acompañadas de maridos de traje y corbata, que luego las llevaban a cenar. Ahora podemos evitarnos el envaramiento de vestuario e incluso invitar a los amigos "intelectuales" y "del medio", para que disfruten de lo mismo pero de la mano de una autora con prestigio en otras búsquedas, con un director con similares antecedentes de seriedad (no de mojigatería), en un teatro patrocinado por el Estado.

Por eso digo que parece operarse un corrimiento, que no es de extrañar en un espacio social tan depauperado como el nuestro, con preocupaciones muy serias sobre todo tipo de corrupciones, mentiras e inseguridades, entre las que no dejan de destacarse las de identidad tanto histórica como coyuntural. Y ni que hablar en lo artístico.

Aquí Gloria Carrasco nos propone una escenografía que permite la resignificación del espacio de manera muy veloz, dejando siempre en primer plano el juego de ritmo de las distintas escenas, incorporando los objetos a la narración como un contínuum transformable muy adecuado al estilo que propone tanto la autoría como la dirección. En lo que hace a los actores, todos son profesionales conocidos: Paulina Treviño, Ricardo Esquerra, Gabriela Pérez Negrete, Mónica Huarte, Juan Ríos, Fernando Bonilla, Pilar Ixquic Mata, Guillermo Larrea y José Carriedo. De ellos, lo menos que puede decirse es que muestran un natural desempeño profesional.

En fin, una obra que promete mantener al público en la sala más allá de lo que opinemos de la función cultural del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes.

VERÓNICA EN PORTADA de Estela Leñero Dir. Alberto Lomnitz. Con: Paulina Treviño, Ricardo Esquerra, Gabriela Pérez Negrete, Mónica Huarte, Juan Ríos, Fernando Bonilla, Pilar Ixquic Mata, Guillermo Larrea y José Carriedo.