FICHA TÉCNICA



Título obra Los locos de Valencia

Autoría Lope de Vega

Dirección Gilberto Guerrero

Elenco Antonio Rojas, Paola Izquierdo, Fernando Morales, Sharon Zundel, Ortos Soyuz

Espacios teatrales Teatro Julio Castillo

Referencia Bruno Bert, "Los locos de Valencia. Con aire escolar y juguetón", en Tiempo Libre, 7 febrero 2008, p. 33.




imagen facsimilar

Referencia ElectrÓnica

Tiempo Libre

Columna Teatro

Los locos de Valencia
Con aire escolar y juguetón

Bruno Bert

Cuando montamos a un clásico ¿qué es lo que queremos que el público vea?, ¿la calidad de sus textos?, ¿la originalidad de sus historias?, ¿la complejidad de sus tramas?, ¿el virtuosismo de sus estructuras?, ¿la contemporaneidad de sus preocupaciones temáticas?, ¿su profundidad filosófica? Las preguntas vienen a cuento por un Lope montado por Gilberto Guerrero, que está presentando sus últimas funciones en el teatro Julio Castillo, del INBA.

Se trata de Los locos de Valencia, una comedia donde los enredos se suceden en un manicomio español, en la ciudad del título, durante una época de transición donde la locura estaba acaballada en la mente de los hombres como un híbrido entre la enfermedad y la lucidez poética, aquella misma que alguna vez llegó a indicarlos como nexo de comunicación con los dioses. Allí se van encerrando por voluntad propia algunos que escapan de la justicia y otros que buscan enamorar –sin saber de su cordura– al que se escondió primero. Naturalmente, que para eso es comedia, el final será más o menos feliz para todos, los muertos revivirán y los amantes alcanzarán la dicha del casamiento... aunque no sea necesariamente con el que habían pensado. Y en medio, infinidad de aventuras, confusiones y también pensamientos sobre las vanidades humanas al brillo de las costumbres de entonces.

La obra mencionada resulta un buen ejemplo de los trabajos de Lope, donde diversión e ingenio se alían por igual y tanto nos entretiene como intenta aleccionarnos, como el barroco pensaba que debía hacer el teatro con su público. Naturalmente el mar de personajes es reducido, los actos llevados a tres, y los actores vueltos más lógicos en su número para los presupuestos actuales. Lo mismo que las variadas escenografías, transformadas aquí por Carolina Jiménez (responsable también de la iluminación), en una única escalera de parada, capaz de moverse y presentar distintos ángulos de visión y uso hacia el público en un escenario aforado en negro.

Gilberto Guerrero, con su grupo "Perro teatro", dirigió durante ocho años el teatro Santa Fe y ha montado variados espectáculos, además de dar clases en la Escuela Nacional de Arte Teatral. En la función que me tocó ver abundaban además los adolescentes traídos seguramente de alguna escuela, por lo que es probable que este montaje haya sido pensado también con una finalidad pedagógica. De allí la pregunta del principio, que seguramente tendrá más de una posibilidad de respuesta mientras el montaje parece sostenerse básicamente en su capacidad de atraer la atención y más o menos guiarla hasta el final a través de los incidentes de la trama.

Los roles principales son asumidos por Paola Izquierdo y Antonio Rojas, capaces de manejar el verso, no tanto con virtuosa capacidad sonora, sino más bien con ligereza casi cotidiana, mientras sus cuerpos se mantienen en constante movimiento dando ritmo y energía a una propuesta que está lejos de estancarse en el envaramiento declamatorio. Todo tiene un aire un tanto escolar y juguetón que seguramente debe ayudar a que los muy jóvenes aspirantes a espectadores que hayan decidido dejar por algunos momentos de gritar en la refresquería de la entrada y se sentaran en lugar de correr por los pasillos, pudieran gozar de las aventuras de Floriano y Erifila. Pero son una decena más los intérpretes que acompañan a estos dos y se los ve homogeneizados por la hábil mano del director, en un rendimiento parejo y continuado.

En definitiva, ¿El teatro escolar forma espectadores o los espanta? Tal vez es otra pregunta de muy difícil contestación, pero a la que este grupo ha dedicado todo su valioso esfuerzo.

LOS LOCOS DE VALENCIA, de Lope de Vega. Dir. Gilberto Guerrero. Con Antonio Rojas, Paola Izquierdo, Fernando Morales, Sharon Zundel y Ortos Soyuz. Teatro Julio Castillo del Centro Cultural del Bosque, Paseo de la Reforma y Campo Marte (Metro Auditorio), 5280-8346. Viernes, 20:00; sábado, 19:00; domingo, 18:00 horas. Loc. $150; descuento del 50% a estudiantes, maestros y afiliados al Inaplen. Sistema Ticketmaster, 5325-9000. Adolescentes yadultos. Duración aproximada 130 mins. (Centro)