FICHA TÉCNICA



Título obra Muerte parcial

Autoría Juan Villoro

Dirección Regina Quiñones

Elenco Fernando Becerril, Juan Carlos Remolina, María Inés Pintado, Ricardo Palacio Reynaud, Raymundo Pastor, Juan Carlos Remolina

Escenografía Edyta Rzewuska

Vestuario Edyta Rzewuska

Espacios teatrales Teatro Orientación

Referencia Bruno Bert, "Muerte parcial. Un plato difícil", en Tiempo Libre, 24 enero 2008, p. 32.




imagen facsimilar

Referencia ElectrÓnica

Tiempo Libre

Columna Teatro

Muerte parcial
Un plato difícil

Bruno Bert

¿Es posible convertirse en otro, llegar a la posteridad sin morir en el intento? Esta parece ser la pregunta sobre la que se estructura Muerte parcial, una obra de Juan Villoro, dirigida por Regina Quiñones, que se está presentando en los teatros del INBA. Lo primero que me recuerda es una vieja película que se llamó La otra vida del señor Valdemar, pero hay varios referentes más, especialmente en la literatura, y tal vez casualmente, casi todos descreen de esa posibilidad que plantea la duda del principio. Aquí la anécdota reúne a cuatro personas que sobrevivieron a un accidente de montañismo y que –junto con la pareja de uno de ellos– deciden formar un quinteto de oficialmente "muertos" que intentarán una nueva oportunidad en otro espacio y con otro nombre.

La estructura narrativa que nos ofrece el dramaturgo es algo así como un thriller metafísico, donde se tejen cinco historias que a su vez son portadoras de subtemas (la vejez, la homosexualidad, el fracaso, el oportunismo, la infinita corrupción de los políticos, la mediocridad, etcétera) que se van desarrollando al ritmo del eje principal que por supuesto debe contener un algo de suspenso, unas cuantas incógnitas y los golpes de sorpresa –sobre todo hacia el final– para rematar con la policía que llega mientras un cadáver, esta vez real, crea culpables, trampas y frustraciones. Evidentemente un plato de difícil cocción por la cantidad de condimentos que contiene.

A niveles autorales la historia está bien tejida, pero existen demasiadas digresiones generadas para dar consistencia a los personajes y sus antecedentes. Y esto crea como una niebla donde por momentos nos sentimos dando vueltas sin poder valorar la extensión de las partes, un poco perdidos en la orientación de importancia de los significados. Se da entonces una cierta fatiga en la lectura. La dirección, siguiendo esta orientación de pequeños mundos, se alía con la escenógrafa y vestuarista –Edyta Rzewuska– para crear espacios cerrados y decorados convencionales propios de este tipo de narraciones de apariencia un tanto folletinesca. Sin embargo, hay una cierta aspereza en la propuesta espacial, como si no se terminara de consolidar la idea. Y también en el seguimiento del mundo del autor por parte de Regina Quiñones, que la obliga por momentos a escenas un tanto superfluas o carentes de una lectura propia, que no esté necesariamente ilustrando lo que Villoro maquina a nivel de las palabras.

En lo que hace al plantel actoral, compuesto por Fernando Becerril, Juan Carlos Remolina, María Inés Pintado, Ricardo Palacio Reynaud y Raymundo Pastor, tal vez quien lleva la parte más compleja es el primero, con su papel del viejo comentarista deportivo homosexual, sus pequeños clichés y sus estereotipos controlados pero visibles. Un buen trabajo. También interesa la labor de los demás, formando un conjunto con más sentido de cuerpo, del que se separa Juan Carlos Remolina, con su entrada de último momento y su político de corte "tradicional priista".

En definitiva, un material interesante, un poco laborioso, desigual en su factura, con momentos atractivos en un ritmo mantenido pero con ciertos quiebres.

MUERTE PARCIAL, de Juan Villoro. Dir. Regina Quiñones. Con Fernando Becerril, Juan Carlos Remolina, María Inés Pintado, Raymundo Pastor y Ricardo Palacio. Teatro Orientación, Centro Cultural del Bosque, Paseo de la Reforma y Campo Marte (Metro Auditorio), 5280-8771. Jueves y viernes, 20:00; sábado, 19:00; domingo, 18:00 horas. Loc. $150. Sistema Ticketmaster, 5325-9000. Adolescentes y adultos. Duración aproximada 100 mins. (Centro)