FICHA TÉCNICA



Título obra Los baños

Autoría Paul Walken

Dirección Enrique Singer

Elenco Arturo Ríos, Roberto Soto, Ana Graham, Antonio Vega, Joaquín Cosío

Espacios teatrales Baños del Teatro El Granero

Referencia Bruno Bert, "Los baños. Voyerismo policiaco", en Tiempo Libre, 9 agosto 2007, p. 31.




imagen facsimilar

Referencia ElectrÓnica

Tiempo Libre

Columna Teatro

Los baños
Voyerismo policiaco

Bruno Bert

No son frecuentes en nuestra cartelera obras de género policial más o menos en estado "puro", es decir, creadas y montadas con la finalidad específica de darnos un momento de distracción dentro de las reglas del género. Pero ahora podemos ver una –inglesa, por supuesto– de Paul Walter, que con el nombre de Los baños, Enrique Singer ha montado justamente... en los baños del teatro El Granero.

Como es natural hay dos baños, y allí nos conducen en grupos de apenas 20 personas: vemos una parte y luego intercambiamos. Es claro que la experiencia misma ya es generadora de parte del clima necesario para gustar del trabajo: no es frecuente que entremos en los baños públicos que corresponden al otro sexo, tampoco que lo hagamos en compañía de ese otro sexo, y menos que nos peguemos –de pie, claro– a las paredes, oteando como mirones a los actores en comprometidas situaciones a apenas centímetros de nosotros. La sensación de incomodidad, tanto física como intelectual; la obligada complicidad con lo que sucede, la excesiva cercanía de los hechos... todo contribuye a crear un análogo lo que una novela policial lograría a lo largo de muchas páginas. Pero claro que en definitiva una obra de este tipo debe en el fondo ser necesariamente breve, incluso por eficacia, y en esta versión teatral claramente lo es. Y antes que pensemos demasiado ya nos vemos fuera de nuevo.

¿Y de qué trata? Me preguntará usted. Pues naturalmente contiene los ingredientes básicos que se esperan, es decir, sexo, chantaje, crimen... y una veta de suspenso, como corresponde. Nada más, claro, ya que no creo que sea necesaria otra cosa.

La propuesta escenográfica, ultrarrealista por supuesto, es de Atenea Chávez y Auda Caraza, mientras que la iluminación, con su toque de ironía, es de Víctor Zapatero. Aquí, la virtud es jugar a que estos roles no existen, que nos estamos mimetizando con la realidad, y lo logran. En cuanto a los actores, están encabezados por Arturo Ríos y Ana Graham, con la participación además de Roberto Soto, Joaquín Cosío, Antonio Vega, Tania Ruiz y Mari Carmen Núñez. Un trabajo difícil, pero muy bien dirigido por Enrique Singer, siempre en la frontera entre el naturalismo más extremo y un pequeño plus que nos saque de la tentación del melodrama, y nos ubique en el policial, es decir, en aquellas imágenes falsas/verosímiles de las que fue maestro Humphrey Bogart, que por cierto está discretamente homenajeado en el programa de mano.

Entonces, desde el principio somos convocados por dos acomodadoras que nos tratan con la ambigua amabilidad de un policía –inglés– en servicio, nos forman, conducen, aleccionan e introducen como si de antemano estuviéramos en una penitenciaria... pequeño anticipo climático bien logrado que logra cuentear lo cotidiano con lo extraordinario convencional de las historias que siguen. Y luego el acertado engranaje creado por Paul Walter que posiblemente se base, muy libremente, en una historia real sucedida hace más de medio siglo con rasgos de espionaje, prostitución e implicados de alto nivel del gabinete británico.

En definitiva, una experiencia atractiva, sobre todo para los gustadores del género, liviana y con su dejo de estremecimiento para aumentar el sabor.

LOS BAÑOS, de Paul Walken Din Enrique Singer. Con Arturo Ríos, Roberto Soto, Ana Graham, Antonio Vega y Joaquín Cosío. Baños del Teatro El Granero, Centro Cultural del Bosque, Paseo de la Reforma y Campo Marte (Metro Auditorio), 5280-7844. Sábado 21 de julio, no hay función, domingo, 16:00 y 17:0 horas. Loc. $150. Adolescentes y adultos. Duración aproximada 45 mins. (Centro)